La cita era sugerente. La presentación de último perfume de Dyptique en el Café de los Espejos en plena Castellana. Y antes de entrar ya nos dimos cuenta de que iba a ser un viaje diferente y evocador…

 

Una torre de maletas antiguas nos esperaba y nada más entrar, una grata sorpresa, el café de los Espejos, habitualmente abarrotado de gente, lleno de mesas y sillas, se había convertido en esto.

 

 

 

Lo que se pretendía era que entendieramos que el origen de la nueva fragancia han sido los viajes. En concreto los que hacía de pequeño uno de los creadores de la marca, Yves Coueslant, en los transatlánticos de Marsella a Saigón. Dificil no transportarse a las aguas del Índico rodeados de maletas, chaise longue, biombos, velas y misteriosos aromas.

 

 

El nombre del perfume “Volutes”..Volutas, en español, refleja las espirales de olas, del humo de las chimeneas del barco y de los cigarrillos egipcios que tanto se llevaban en la época.

Ese es el principal “aroma” de la fragancia: el tabaco. No, no huele a cigarrillo…huele a pipa, a madera, a añejo, a damas y caballeros…Y también -porque las lleva-  a cera, miel y frutos secos.

Además, tiene toques de pimienta rosa, pimienta de Madagascar, azafrán, mirra, lirio, canela…

Es unisex y por primera en la historia de Dyptique estará disponible también en perfume a partir de octubre.  Los dos, el eau de toilette y el eau de parfum se presentan en un nuevo envase.  El precio, depende del tamaño..entre 64 y 95 euros.