“La invención de Hugo”, de Martina, de Gemma, de Carlos, de Candela, de Guillermo, de Alejandro, de Bruno… los niños aprenden inventando. Scorsese se ha llevado cuatro Oscar fabulando, escribiendo un cuento con imágenes. Pero ¿a qué edad nuestros cerebros son más fértiles imaginando?
Los científicos sólo se ponen de acuerdo en que no es fácil medir la capacidad de imaginar. Hay estudios psicológicos que han puesto a prueba el cerebro de niños de todas las edades con estímulos como dibujos. Se trataba de ver si eran suficiente inspiración para que, a partir de esas imágenes, pudieran crear cuentos cortos. 

                
Estas pruebas han demostrado que un 40% de los niños, casi la mitad, no reaccionaron de forma muy creativa, pero otro 45 tuvo la reacción contraria y sí fantaseó rápidamente. Además han probado que los niños tienden más a imaginar hechos (el abuelo me va a regalar un dinosaurio) y los adolescentes emociones (voy a ganar el partido, ese chico se ha fijado en mi…) 

Un grupo de profesores de la escuela Montecorona de Sabiñánigo tuvo la idea de realizar un trabajo experimental sobre “La imaginación de los niños”. Lo hicieron con un  grupo de alumnos de infantil y otro de primaria. Partían de dos imágenes contrapuestas y tenían que realizar unos cuentos. Luego los llevaron al cine. El resultado es fantástico…
  
                             

Estimular la creatividad y la imaginación es cosa de padres y profesores. A través de juegos, de actuaciones teatrales, de lectura de cuentos, de fomentar la curiosidad… Lo difícil es hacerlo sin que pierdan el sentido de la realidad. 



Es habitual que a los dos o tres años aparezca en escena un amigo imaginario que puede acompañarles hasta los seis o siete. No hay que darle demasiada importancia ni reirse de ello. Sólo hay que consultar con un especialista si les aisla de su entorno y dejan de relacionarse con otros niños de carne y hueso.
Os dejo el documental completo de la escuela de Sabiñánigo por si queréis dar la idea a los profesores de vuestros hijos. No os lo perdáis.