Captura-de-pantalla-2015-03-12-a-las-12.04.43-620x309

Su diseño es sencillo y elegante, pero no os dejéis engañar. Esta “joya” esconde un sádico mecanismo que te ayudará a controlar lo que comes y a perder peso.

Captura-de-pantalla-2015-03-12-a-las-12.04.18

El dispositivo cuenta con unos sensores que detectan los movimientos de la garganta e identifican el tipo de alimento mediante las vibraciones que generan. Aseguran sus creadores que el aparato es capaz de distinguir entre alimentos sólidos y líquidos, fríos y calientes, con una precisión cercana al 90 por ciento. Incluso diferencia alimentos duros y blandos (sandwiches, patatas fritas, chocolate o hamburguesas…), calcula las calorías y -vía bluetooth- envía los datos al móvil, en el que previamente habremos fijado un objetivo adaptado a nuestro metabolismo.

WearSens

A partir de ahí, la aplicación analiza los datos y si considera que “te estás pasando”, enviará al collar la orden de vibrar y emitir una señal sonora… en el mejor de los casos. En el peor, el collar irá apretando la garganta para disuadirte de que ese bocado ha de ser el último.

warsens_120315_consalud

Detrás de este artilugio hay un equipo de científicos e ingenieros de la UCLA que apuntan además a otro tipo de usuarios: seguimiento de los patrones de respiración en los pacientes recién operados, o fumadores empedernidos sin la suficiente voluntad para dejar este hábito “por las buenas”.