Sí, habéis leído bien, un extractor de esperma manos libres. Como suena.  Desde el klic-klic, el famoso juguete erótico con bluetooth del que os hablé en otro post, no había visto nada tan surrealista. Pero existe, y merece la pena echarle un vistazo. Pero antes, permitidme que os arranque una sonrisa:

La cosa, vista así tiene gracia, pero quienes se han tenido que someter a un tratamiento de fertilidad saben que ese momento, el de la extracción del semen, puede llegar a ser bastante embarazoso.

De ahí que un grupo de investigadores del Hospital Central de Zhengzhou, en China, hayan creado un mecanismo para obtener el esperma de los pacientes sin que ellos tengan que hacer nada más que esperar y eyacular.

El dispositivo tiene un masajeador ajustable fabricado en silicona que se adapta a la altura de la pelvis y el tamaño del pene. El usuario puede elegir la temperatura, amplitud, frecuencia y velocidad que desee. Y como no son necesarias las manos, el aparato cuenta con unas prácticas asas para que el individuo pueda relajarse mientras la máquina “trabaja”. En su parte frontal, cuenta con una pantalla y un sistema envolvente de sonido que ayudan a crear el “ambiente adecuado”.

Aquí podéis ver su funcionamiento:


De momento está a la venta sólo para hospitales por unos 2.500 euros, aunque ¿quién sabe? Con unos cuantos “detallitos” -unos gemidos, unos gritos de ánimo… – la maquinita no tendría rival en el mercado de juguetes eróticos. Ya veremos.