Decía Einstein que la palabra progreso no tiene sentido mientras haya niños infelices. Lo suscribo. A los mayores se les/nos olvida que estamos construyendo su futuro. Y la “cosa” no tiene buena pinta. Hoy quiero preguntaros qué os parece la campaña de Cruz Roja. ¿Creéis que es exagerada, poco significativa, artificial…?

Quería que vieráis campañas anteriores. Hace sólo cuatro o cinco años los anuncios se centraban en la solidaridad de los españoles con los inmigrantes. Ellos eran los que necesitaban ayuda urgente.

Ahora las cosas han cambiado. Uno de cada cuatro niños vive en España por debajo del umbral de la pobreza, según UNICEF. Y ese umbral significa que una familia de dos adultos y dos niños ingresa menos de 16.000 euros al año.  En esa situación hay 2.267.000 menores, 80.000 más que el año anterior. Además hay 700.000 hogares con niños donde ningún adulto trabaja. Si queréis ayudar podéis hacerlo, no hay que hacer nada complejo, sofisticado o lioso. Basta con donar comida.  La distribución de alimentos es una de las acciones más importantes del “Llamamiento de Ayuda” lanzado por Cruz Roja. Hace falta  leche entera, galletas, macarrones,  arroz, legumbres, aceite de oliva, tomate frito, conservas de pescado, verdura en conserva, fruta en conserva, cereales y potitos infantiles.

Os dejo con mi anuncio favorito. Solidaridad en estado puro.  Una gran metáfora.