La idea de este blog nació cuando el Universo de Martina era una habitación de cristal desde la que no se veía el cielo. Su mundo se había hecho tan chiquitito como ella. Parecía una condena pero en realidad era un renacimiento.

A pesar de sus sonrisas, su energía y sus ojazos de niña curiosa, algo fallaba en su interior. La báscula daba la pista semana tras semana.

“Ni un gramo más” decía su pediatra. Y la familia repetía: “será así de pequeña”, sin querer pensar en que aquella mirada desbordante podía ser en realidad un S.O.S. Sus padres peleamos para “saber” y hubo suerte.

Los médicos buscaron y encontraron un corazón que necesitaba pasar urgentemente por el “taller”.

Martina salió del quirófano, sufrió y volvió a sonreir. Su horizonte empezó entonces a crecer y a iluminarse.

El Universo de Martina es ahora tan grande como el de otras niñas y mujeres afortunadas por vivir en un mundo lleno de oportunidades. Muchas veces duro, pero también divertido.

Tú eres parte del Universo de Martina.