Aparecen en las portadas guapísimas y estupendas, sonrientes y presentando a sus bebés como lo más normal del mundo. Son famosas, felices y tienen hijos más allá de los 40 porque les da la gana. La verdad es distinta, como el resto de las mortales a sus años la mayoría ha pasado por una clínica de fertilidad.


Digan lo que digan las abuelas (que normalmente tienen razón) por mucho arroz que te echen a la cabeza el día de tu boda no serás más fértil. Sobre todo si tienes 40 años. Una vez aceptado este principio básico, un consejo: decidid cuándo queréis ser madres pero no os confiéis viendo el mundo del famoseo. La mayoría no lo dice, y está en su derecho, pero yo no puedo evitar pensar que ayudarían mucho a normalizar un asunto todavía tabú y a informar a mujeres que no conocen detalles como que, a partir de los 35 años se desploman las posibilidades de quedar embarazada de forma natural. 

Volvemos a las famosas “cuarentañeras” (odio lo de cuarentonas). Muchas no sólo recurren a técnicas de fertilidad sino que además en muchos casos lo hacen con óvulos de donante. 


Algunas incluso contratan a una madre de alquiler. Lo han hecho Sharon Stone a los 47 años, Sara Jessica Parker a los 44 o Nicole Kidman a los 43. En España no hubieran podido tener a sus hijos porque no es legal contratar a una mujer para que geste el embrión de una pareja. En nuestro país la mujer que da a luz al bebé, aunque no sea de sus óvulos, es -a todos los efectos- la madre.

En el caso de Nicole Kidman la actriz llegó a decir que su primer embarazo se debió a las aguas de un manantial de su pais. Nadie sabe si las famosas aguas ayudaron pero el segundo embarazo ya ha sido con madre de alquiler.


Julia Roberts lo niega directamente como Jennifer Lopez que tuvo a sus mellizos a los 40 supuestamente de forma natural. Por supuesto puede ser verdad porque es cierto que los casos de embarazos múltiples son más habituales en la madurez con ciclos más irregulares en los que se pueden desprender dos óvulos un mes y ninguno al siguiente.

Entre las que no tuvieron problema en contarlo están también Marcia Cross que supo lo que era ser una “mujer desesperada” cuando quiso tener hijos a los cuarentaytantos. Ya habéis visto por la foto que encabeza este “post” que lo consiguió. Tenía 45 y ningún problema para contar a la revista “People” detalles como que se sometió a una Fecundación In Vitro.



Celine Dion también fue más allá y habló de sus tratamientos. Tuvo éxito con dos embriones que congeló en el anterior ciclo. Brooke Shields incluso ha escrito un libro en el que describe su experiencia (Down came the rain). 

En España se ha especulado sobre si Ana Rosa Quintana necesitó la ayuda de la ciencia para tener a sus estupendos mellizos rozando los 50. Sí ha hablado sin tapujos la soprano  Ainhoa Arteta que ha sido mamá a los 45 gracias a los tratamientos de fertilidad. Pero no sólo las mujeres se apuntan a tener hijos con la ayuda de estas técnicas cada día más sofisticadas. 

También lo hombres se benefician de ellas y son los famosos los que abren camino. Ricky Martin contrató a una donante de óvulo y a una madre de alquiler y logró hacer realidad su sueño. Tampoco Miguel Bosé se resignó a no ser padre biológico. Lo contó aunque nunca aparecerá una fotografía como ésta.