ainfantacristina

No es más que nadie, tampoco menos. Desconozco  si la condición de Infanta ha perjudicado o beneficiado a la hija del Rey en el proceso que ha acabado en el cadalso de la imputación. Sólo el juez lo sabe.  Sí creo que acierta al no recurrir la decisión judicial. Si verdaderamente es inocente tendrá ocasión de desmontar todas y cada una de las acusaciones del magistrado. El riesgo no es excesivo porque lo hará con abogado y con el casi seguro apoyo del fiscal.  La imputación de la hija del Rey coincide con la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas que consolida la corrupción como la segunda preocupación de la sociedad española sólo detrás del paro. Es bueno que el ciudadano se preocupe por la corrupción pero no tanto que destroce su autoestima aludiendo machaconamente al país de “chorizos” donde vive. No es demasiado importante que haya corruptos. Lo verdaderamente relevante es que terminen en la cárcel. Y  acabarán. Quienes insisten en que España es el país donde la Ley no es igual para todos olvidan que en los últimos veinte años han acabado entre rejas, banqueros, políticos,  ministros, secretarios de Estado, jueces, empresarios…..La profusión de portadas repletas de casos de corrupción, lejos de ser un drama, es la prueba evidente de que las cosas funcionan y de que aquí quien la hace, la paga. Y si quien la hace se llama Cristina y es Infanta de España, también debería pagarla.

 UN ERROR HUMANO

atuit86452_540x109

El rocambolesco patinazo del departamento de prensa del ministerio del Interior  es uno de los episodios  más graves y patéticos en la larga lucha contra el terror.  Difícil imaginar a quien quería sorprender el periodista que lanzó la nota de prensa y el “tuit” anunciando las consecuencias de una operación policial que ni siquiera había comenzado. En juego no estaba una exclusiva, ni siquiera una primicia. Nadie sabe muy bien qué medalla  buscaba el autor del “error humano” que ha desbaratado meses de investigación y esfuerzos de un montón de agentes de la Guardia Civil que siguen jugándose el pellejo. Al menos la operación “jaque” ha permitido conocer la verdadera cara de políticos que siguen estando más cerca de los verdugos. Sorprende que los socialistas  vascos se conviertan en los tontos útiles de Bildu en San Sebastián. Y más allá de la sorpresa, indignan las declaraciones de un tipo que aspira a convertirse en el mirlo blanco de Izquierda Unida. Se llama Alberto garzón y piensa que el Gobierno ordena detener a los etarras solo por odio y que las víctimas del terrorismo son un atajo de ultras. Por fortuna, es más que probable que el tal Garzón siga siendo por muchos años la promesa de futuro de IU. La eterna promesa de futuro. No sorprende tanto que el siempre pragmático PNV  se ponga al lado de los proetarras en una manifestación  de apoyo a los presos .  Los de Urkullu ya echan cuentas después de aprender la lección desde Catalunya.  Saben, o al menos intuyen, que si no se ponen  a la cabeza de la manifestación correrán la misma suerte que CIU en Catalunya. Unos víctima de Esquerra . Los otros, de Sortu.