Seguramente tengáis otra lista de vestidos de cine en vuestra cabeza. Otras imágenes y momentos que pondríais aquí antes que estos que yo he decidido. Os animo a que hagáis vuestra propia lista de “looks” para la historia, dentro de la gran pantalla, que os hubiera gustado lucir. No digo que os hubiera gustado ser ese personaje en ese momento, sino esos trajes que os encantaría tener colgados en vuestro armario, para admirarlos o lucirlos.

Este es mi favorito de la gran pantalla, sin duda. Sé, que de los modelos “Audrey”, a todo el mundo le gusta más el maravilloso Givenchy negro que lució ante el escaparate de Tiffany’s en “Desayuno con diamantes” (lo he puesto arriba para que no penséis que se me ha olvidado). Pero este… lo llevó en “My Fair Lady” en el baile de la embajada, cuando tiene que demostrar que ha aprendido a comportarse como una dama. El vestido es maravilloso, de corte imperio, con una pequeña cola e incrustaciones de perlas y stras. Si algún día me visto de novia, lo copiaré tal cuál.

No, no me he olvidado del más famoso del cine. El traje plisado blanco que Marilyn Monroe bailó encima de un respiradero del metro de Nueva York, os lo he puesto arriba también. Pero esta es mi lista, no la vuestra. Mi siguiente es el verde que Jacqueline Durran diseñó para Keira Knightley en la película “Expiación”. No todos tienen que ser antiguos. Era tan bonito. Este no lo voy a copiar, porque aunque me parece alucinante, a mi cuerpo le quedaría de delito.

También soy consciente que de “Lo que el viento se llevó” a todo el mundo le encanta el vestido verde que Escarlata se hace robándole las cortinas de su cuarto a su hermana, para deslumbrar a Rhett que está en la cárcel. Sin embargo, yo me quedo con el rojo de terciopelo, el mismo Rhett elige para que vaya al cumpleaños de Ashley, cuando unas horas antes les habían pillado besándose en el aserradero. Un vestido con todas las intenciones, un traje que dice: “aquí estoy yo, y soy Escarlata O’Hara”.

Me acuerdo cuando fui a ver “Moulin Rouge” al cine. Salí emocionada, me encantó la película, el concepto y me enamoré del traje de seda rojo que Nicole Kidman lució en mi escena preferida de la peli: mientras canta a dúo con Ewan McGregor, “Your Song” de Elton John. Como los niños, me pongo una y otra vez, la misma escena… ¡¡qué vestido, qué traje, qué pedazo canción!!. 

Y este… jejeje es un guiño a mi infancia y a mis hermanos, lectores habituales de este blog, a pesar de que la moda no es lo suyo. La Princesa Leia lo lleva cuando es prisionera de Jaba El Hat en “El retorno de Jedi”. Es increíble, sobre todo porque es capaz de pelear como cualquier Jedi sin que se le vea absolutamente nada. Eso significa que está muy bien hecho. Mis hermanos querían ser Solo o Luke Skywalker, yo quería ser Leia con ensaimadas en las orejas y este traje tan sexy y guerrero.