A ver si alguien se atreve a negar los “súperpoderes” de las madres. Yo me he reído mucho con el vídeo, he reconocido en él a mi madre y me he visto reflejada yo misma. Algo me dice que da igual si nuestros hijos tienen 2, 5 ó 20 años. Es una verdad irrefutable, hay cosas que sólo nosotras percibimos.

A lo mejor es que somos muy pesadas y muy obsesivas. Porque tengo que reconocer que a veces me canso a mi misma repitiendo frases que -cuando era yo la que dejaba el abrigo tirado o las luces encendidas- resonaban en mi cabeza como un martilleo insoportable. Y lo peor es que no tenemos arreglo. Ahí está mi pobre madre, que sigue repitiendo lo mismo década tras decada… y no es la única.

Me da que es pura biología. Los padres aman, cuidan, educan y protegen a sus “crías” tanto como las madres pero la Naturaleza les ha impedido vivir una de las experiencias más maravillosas e increíbles, la del embarazo; y no me refiero a los mareos o a los dolores de parto. No os perdáis el experimento que acaban de hacer en Holanda dos “intrépidos” presentadores de televisión. Querían probar durante dos horas algo parecido a las contracciones y se  dejaron colocar unos electrodos en el abdomen. Por el idioma no os preocupéis porque se les entiende todo.