China aplica la política del hijo único desde 1979. Prohibe a las parejas tener más de un hijo. Se valoran más a los varones que a las hembras porque como dice un proverbio hindú  “Criar a una hija es como regar el jardín del vecino”. Por eso cientos de miles de niñas chinas han sido abandonadas por sus familias.  En diciembre de 2103, China relajó un poco esta política. Ahora si uno de los progenitores es hijo único puede tener más de dos hijos.

“El silencioso genocidio de las niñas chinas”, La Vanguardia.