Las botas de caña alta siguen de moda esta temporada. Lo cierto es que mires donde mires, en todas las tiendas, te las encuentras. También es verdad que no suelen ser baratas, un buen par no debe bajar de 120 euros, eso es así. Por eso hay que saber comprar unas botas, en qué color, tamaño y forma serán las más adecuadas a tu estilo.

Miranda Ker, Kate Moss y Claudia Schiffer son tres buenos ejemplos, ellas llevan con acierto unas botas de caña alta… pero no es fácil acertar.

Las cinco claves para comprar unas botas de caña alta y no meter la pata en la inversión son:

1/ El color. No es una prenda para arriesgar en el color. Si quieres poder ponértelas una y otra vez, hay dos que no fallan: negro y marrón. Ya el tono es cosa tuya, aunque insisto en que ir a lo seguro es lo mejor. Unas botas de caña alta negras, estilo hípica, son siempre elegantes.

2/ El material. Invierte en una buena piel. Muchas veces os enseño prendas del Primark o de otras tiendas baratas y os recomiendo cosas de temporada sabiendo que os van a aguantar eso, una temporada. Con las botas altas no. Invertir un poco significa una buena piel, y eso es sinónimo de duración, conservación y cuidado de nuestro pie.

3/ La anchura de la caña. Debes tener en cuenta el grosor del gemelo de tu pierna. Hay muchas botas que son de caña muy estrecha (no que tu pierna sea gorda) y si te atan pueden ser una verdadera tortura, y además el efecto de la carne que sobresale por arriba es muy poco estiloso.

4/ La combinación. ¿Con qué te las vas a poner?  para que unas botas de caña alta te queden bien tienes que lucirlar con pantalones estrechos, o jeans pitillo. La pata del pantalón tiene que ir metida por dentro sin ninguna arruga ni deformidad. Si las vas a llevar con vestido o falda, mejor que no sea muy mini, ya que pueden confundirte con Julia Roberts en “Pretty Woman” cuando se dedicaba a…

5/ El tacón. A mi, personalmente, me gusta equilibrar el tacón con la altura de la caña. Es decir, si la caña es corta el tacón puede ser alto, pero este debe ir bajando según vaya subiendo la caña. Es decir, si te vas a comprar unas botas que su caña pase de la rodilla, mejor que sean planas. Sino corres peligro de volver a ser Julia.

Os pongo tres ejemplos que me ayudan a explicaros bien mi guía de compra de la bota alta. Victoria Beckham, Rihanna y Vanessa Hudges cuando mañana lean este post, me consta que las tres son seguidoras de El Universo de Martina, tirarán esos tres pares de botas tan feos y saldrán, con mis recomendaciones en mano, a comprar un nuevo par.