corriendo

Me lo advirtieron: “en Italia, hay historias que nunca acaban”. Pensé que ya estábamos con las exageraciones y  no sería para tanto. Pero lo es. Lo he visto en los tribunales y en la política. Casos que no se archivan porque se recurren una y otra vez o leyes que van de una cámara a otra y el tiempo va pasando. Sistema garantista o ineficaz. Paciencia. Una vez más, este bello país.

Empiezo con un caso que podría ser anecdótico, pero me llamó la atención por lo representativo de las cosas que pasan aquí.  Apareció en la prensa italiana hace unos días. La historia de una maestra que 29 años después, sí habeis leido bien, 29, el juez le absolvió de cualquier responsabilidad por un asunto entre alumnos. Ocurrió en una escuela de un barrio de Milán el 29 de enero de 1986.

escuela

Una niña empujó a un compañero con tal mala fortuna que el niño cayó y se rompió algunos dientes. Todo ocurrió cuando los escolares bajaban las escaleras con la profesora delante. A ella le acusaron de haber dado la espalda a los alumnos y no evitar el accidente que a la familia del niño le salió caro en tratamiento y operaciones varias. El ministerio de Educación fue condenado en su día a una indemnización y por lo visto, querían que la maestra también pagara por ser la responsable de los alumnos.  29 años después, ella con 81 y los entonces niños ahora padres de familia, el tribunal ha dado carpetazo al caso. Este tipo de conductas entre escolares son impredecibles y la maestra no tiene culpa alguna, sentenció. Ya ha tardado. Lo que ha debido ser para esta señora estos casi 30 años de recursos y litigios por un empujón.

Uno de los más mediáticos es el caso de Amanda Knox. Esa joven americana que hace 8 años se vino a Italia a completar sus estudios, tuvo un novio italiano y su historia hubiera sido la de tantas si no es porque su compañera de piso,  Meredith Kercher, murió apuñalada en una de las habitaciones.  A Amanda y a su novio, recordareis, les detuvieron y culparon del asesinato. Pasaron cuatro años en prisión y empezó un largo proceso de recursos, apelaciones, instrucción mal llevada, pruebas manipuladas… Les absolvieron. La bella Amanda volvió a Estados Unidos y se hizo la víctima famosa de su propia historia. La cosa no acabó ahí. Se anuló la sentencia, se revisó el caso y les volvieron a condenar…La última palabra la dio hace unos días el Supremo que, finalmente y tras mucha deliberación, absolvió a los dos.

Amanda Knox

Parece que todo resuelto. Pero…no. Por este crimen hay sólo una persona en prisión, un joven de Costa de Márfil que cumple condena de 16 años. Al saber ahora que es el único que penará por ello, ha anunciado que pedirá revisar el caso. “Soy el cómplice de  un homicidio sin culpables” dijo Rudy Guedé. La historia continúa.

De juzgado de guardia es lo de Berlusconi y sus asuntos pendientes. Ya aburre. La última sentencia del Supremo le absolvió de los delitos de incitación a la prostitución de menores y de abuso de poder. Le habían condenado primero,  absuelto después -la sentencia provocó la dimisión del juez en protesta, algo nunca visto- y al final,  es “inocente”. Curioso, como decía la prensa aquí,  porque demostrado está que en su casa de Arcore había prostitución y qué raro que el ex cavaliere no supiera que la famosa “Ruby” era menor cuando todos los demás sí lo sabían. Curioso también, porque está demostrado que llamó varias veces al jefe de una comisaria para que soltara a la joven detenida por robo, diciéndole que era una sobrina del presidente Mubarak. Pues absuelto al final de las dos cosas.  Y aún le quedan…

ruby

Hay más casos  por cerrar del todo, mucho más antiguos y graves: el secuestro y asesinato del que fue primer ministro Aldo Moro, en 1978, o las muertes de los jueces anti mafia Falcone y Borsellino en 1992…

Sólo espero no tener que verme nunca en un tribunal italiano. Descubro que ser abogado en este país es rentable y agotador. Tienen trabajo de por vida.

Todo vuelve. Es como una carrera en la que se repiten los kilómetros. Pasa también en la política, pero lo dejo para otro día. Italia boomerang.