Lo de este niño chino es un caso único pero si sus padres no le hubieran sentado al piano nunca hubieran sabido que tenía talento para la música. Ninguno sabemos qué podemos potenciar en nuestros hijos, y llegan estas fechas y hay que decidir las “extraescolares” y el niño dice kárate y le apuntamos a baloncesto que “mola” más, y el niño dice natación y le apuntamos a chino por lo que pueda pasar con el euro. Y la niña va a ballet aunque no quiera, y…

No sé si el niño estará contento con tanta actividad pero yo voy con la lengua fuera de un lado a otro. Y debo estar haciendo las cosas muy bien porque a mi alrededor veo madres y padres que también van sin aliento. Hay quien tiene aspiraciones inconfesables como que el niño juegue en la NBA, o sea fichado por el Madrid o el Barça, o baile en el Teatro Real.

La mayoría de las veces la realidad es tozuda y bastará con que los “peques” se diviertan. Dicen los expertos que no hay que imponerles tareas extraescolares, sobre todo antes de los seis años. Pasarnos con las normas no es bueno así que para los más pequeños es mejor pintura o predeporte. Después ya se van formando los gustos de los niños y tienen más capacidad de decidir. Hay que evitar que  el exceso de actividades extraescolares provoque  el estrés infantil. Los niños pueden sentir dolores de cabeza, dificultad para conciliar el suelo, falta de apetito o cansancio crónico.

Los pediatras recomiendan a los padres tener en cuenta que los niños necesitan tiempo para descansar y para jugar. Cuando mi madre era pequeña salían del “cole”, cogían la merienda -normalmente escasa- y se quedaban a jugar en la calle. Ahora les llevamos corriendo de la mano porque no llegamos a cada actividad. Hay psicólogos que se oponen a primar la preparación excesiva. Me han hablado de un libro que desmonta esa corriente de intentar a toda costa fomentar la inteligencia del niño, de meterle prisa a la infancia, se llama  “Einstein nunca memorizó, aprendió jugando” .

Y que duerman, por Dios, que duerman. Prontito a la cama que luego no rinden en el “cole”. Esa sí que es una buena “extraescolar”.