espacio-2

Érase una vez una niña que cada noche tenía un sueño distinto, aunque todos ellos la situaban en la misma estación del año, verano.

espacio-1

Una de las primeras noches soñó con el espacio. Colores que brillaban imitando el plástico, monos enteros como los que lucían los malos malísimos de “Superman II” recordando los años 80  y plataformas y zapatos perfectos para un alunizaje.

azulon-1

Otro día su sueño tenía un sólo color, el azulón. Vestidos, faldas, pantalones, camisetas, camisas y complementos se teñían de este tono tan “pitufo”, no importaba el tejido, todo era azulón.

volumen-1

Tras leer un cuento y apagar la luz, la pequeña cuando cerró los ojos se encontró con el Señor Potato en todas las versiones. Siluetas con volumen, que hacen a todos como la patata con ojos y boca, o mejor dicho, como a su señora esposa, ya que a pesar del volumen, no pierden ni un ápice de femineidad.

beatlechus-1

También a veces tenía pesadillas. Entonces siempre soñaba con ese terrible y feo personaje llamado Bitelchus. Parecía que había salido de su tumba y se encontraba en todos lados. (Puede ser un buen sueño, siempre que estés delgada, si tienes algo de volumen o curvas, será una pesadilla).

x

Había noches maravillosas en las que soñaba que salía a pescar. Pero sus redes eran sobre todo en color negro y muy  delicadas, verdaderas bellezas con dibujo, de hecho,  los peces saltaban dentro para tocarlas.

y

Cuando la noche se hacía larga, casi hasta los pies, se volvía de tonos ácidos: amarillos, fucsias, rojos… siempre sencillos, sin mucho detalle, pero largas, muy largas.

Y así la pequeña Tendencias (se me había olvidado deciros el nombre) soñó con el verano del 2013, con todo lo que ha desfilado por las pasarelas internacionales… si cerráis los ojos, igual soñaís que está en vuestro armario. ¡Suerte!