Sé que hay mucha gente que hasta ayer no supo que en España una niña de 13 años puede mantener una relación con un adulto sin permiso de sus padres. Y es difícil entenderlo porque tampoco debe haber muchas personas que, en el caso del Salobral, no hubieran intentado impedir esa relación.

En este blog escribo sobre niños y Almudena tenía once años cuando se sintió deslumbrada por Juan Carlos de 37, ¡once años!. Dicen que le gustaba mucho la música y que él compartía su afición por el rock. La madre de la cría denunció y denunció y la familia del “novio” le aconsejó que la dejara aunque la relación era consentida.

 

 

Me preguntó si una situación así puede ser gestionada sin ayuda legal. ¿Tiene sentido permitir a una niña decidir sobre una relación con un adulto? ¿Es un problema cultural o hay que protegerla? ¿Es lógico que el Estado la considere inhábil para votar -porque esa decisión afecta a todos- pero permita que un adulto mantenga con ella relaciones íntimas?

La madre de Almudena denunció la situación pero la ley solo hubiera podido actuar en caso de abuso sexual. Pasaron dos años y la relación se mantuvo. Es evidente que algo falla y yo creo que es la legislación. Otros países europeos han situado en los 16 años la edad en la que un menor puede decidir tener relaciones con un adulto. No sé si eso hubiera evitado la tragedia del Salobral pero al menos hubiera puesto algo de cordura.