Quienes soléis asomaros a estehumilde rincón del Universo de Martina, sabéis que siento una especialdebilidad por los objetos extravagantes, sorprendentes y casisiempre inútiles… o sea, por lo “friki”. Esta vez quiero compartir convosotros algo que podríamos definir como “lo siguiente”. Es probablemente lacosa más tonta que algún listo ha logrado colocar en el mercado… 

Siempre se ha dicho que mantener una relación a distancia es complicado, y ello a pesar de todas las posibilidades que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance: teléfonos, Webcams, whatsapp… pero nada logra reemplazar el contacto físico. O puede que sí: Señoras y señores, con ustedes… el Kissenger, un dispositivo que logra enviar y recibir besos a través del USB.



Son en realidad unos cerditos besucones que se conectan al puerto USB del ordenador. Cuando uno de ellos recibe un beso, el otro lo reproduce de forma inmediata. La intensidad dependerá de la pasión que ponga el que envía el ósculo y también de su nivel de tontería (tenía que decirlo). Aquí os dejo un video explicativo de su funcionamiento:

 


Para los más “animados” existe otra versión más subidita de tono: el morreador online.
Sinceramente, soy incapaz de describirlo. Solo diré que aquí interviene ya el “órgano muscular situado en la cavidad de la boca de los vertebrados que sirve para gustación, para deglutir y para modular los sonidos que les son propios”, o lo que es lo mismo, la lengua.



Y todavía habrá quien pique…