En 96 segundos de vídeo caben tantas emociones que la historia de Daniel ya es una de las más vistas en las redes sociales. Desde que nació, el autismo le envuelve  en una coraza que ha arrancado el basurero de su barrio con un camión y mucha sensibilidad.

Daniel pasó de tener miedo a los camiones a esperar la llegada de los lunes para salir al jardín con su padre y llevar la bolsa de latas que el camión de reciclaje se encargaba de recoger.

Cuenta su familia que para él la recogida de residuos llegó a ser una especie de sinfonía en la que el pequeño sincronizaba los movimientos de sus brazos con los del camión.

El conductor se llama Manuel Sánchez y se dio cuenta de que Daniel era especial. Se estableció entre los dos un “diálogo” único del que el mundo no se habría enterado si internet no fuera un altavoz tan poderoso. El vídeo tiene casi 2 millones de visitas.

Sánchez le regaló el camión y su gesto generoso ha sido condecorado por las autoridades de su ciudad. Hay muchos “Manuel” en el mundo aunque hablemos poco de ellos.