Empecemos con una frivolidad. Un misterio más de este robado en toda regla que le han hecho a la Familia Real¿De quién es el biquini de Letizia? Nadie ha alzado la voz para decir “ese diseño es mío”… pero nosotros tenemos alguna pista.
Nuestra chica de El Vestidor cree que podría ser de Gottex. Una marca israelí que, desde hace años, surte a la Reina, la Princesa y las Infantas de lo último en moda de baño. 


El problema es que jamás lo reconocen, no como otras marcas, que enseguida se apresuran a levantar la voz cuando ven alguno de su modelos en “los cuerpos reales”. Quizá algún día lo sabremos, quizá no. Ocurrió ya en 2007 con estas fotos.



Dos marcas anduvieron a la gresca atribuyéndose la propiedad del famoso biquini blanco. La Perla y Adolfo Domínguez. Como las instántaneas estaban hechas desde lejos, no se podían apreciar los detalles del bañador… asi que “ni pa ti pa mi”. 
Pero Uxía de El Vestidor confirma que era Gottex, podéis leer su aclaración en los comentarios. 



Otro misterio. ¿Quién ha hecho las fotografías? 


Nuestras gargantas profundas ya nos dijeron que era imposible que fueran obra de Gustavo Catalán (el que firma el reportaje junto a la agencia Korpa). 
Unos me dicen que la relación entre este fotógrafo y la agencia es inexistente por no decir pésima. Y otros aseguran que Gustavo Catalán ya no es de los paparazzi que se arriesgan tanto para conseguir una exclusiva. Su dilatada carrera no lo necesita. 
Nuestras fuentes nos apuntan que el autor de las famosas fotos se llama “Sergio”. El nombre coincide con lo que publica hoy La Otra Crónica de El Mundo, que además apunta a que la revista Hola se equivocó al firmar a Gustavo Catalán. En realidad quería poner – como homenaje- Antonio Catalán, un paparazzo fallecido hace dos años por una leucemia. 
Lo que nos cuentan es que el tal Sergio (si así se llama) se fue a dormir a la isla de La Cabrera la noche anterior para burlar la seguridad de Palacio. Y lo consiguió. ¡Vaya si lo consiguió! 
El fotógrafo ha pillado a TODA la familia, a excepción del Rey, en bañador. Con nítidez. Y los más puristas dirán que el que llevaba una cámara bien podría haber llevado un arma. Habrá movida interna en Zarzuela aunque no lo sepamos. 



Y por último. Otro interrogante. ¿Cuánto se han pagado por las fotos?
Nuestras fuentes nos aseguran que entre 220.000 y 300.000 euros. El  baremo lo pone la anterior foto del biquini de Letizia, en 2007. Por aquellas, dicen lo que estaban allí, se pagaron 240.000 euros. Vamos, para ventilarte, DE GOLPE, la hipoteca.