A todos se os ve muy ufanos con vuestros iPad consultando páginas, ampliando fotos, matando marcianitos (ojo con el Twitter, que es muy traicionero). La fantástica tableta nos resuelve la vida, sirve para casi todo, pero cuando se trata de escribir un texto… ahí echamos de menos nuestros viejos teclados, incluso -los más nostálgicos- aquellas aparatosas máquinas de escribir. Ea, pues ya las tenéis aquí.

El último en llegar al mercado es el iWriter: Diseñado por Austin Yang, recuerda a la famosa Underwood. La distribución del teclado y su aspecto, con un mecanismo de pulsadores muy similar al original, consiguen mantener el antiguo tacto y dureza de aquellas máquinas de escribir mecánicas. Aunque viéndolo en acción, parece que resulta un poco “ortopédico” (eso, o el que lo maneja es un manazas):

 

Su antecesor fue una broma que circuló durante algún tiempo por Internet: el Typescreen, fruto de la supuesta colaboración de Apple y Olivetti.

El mecanismo era el mismo del iWriter, pero su apariencia se acercaba más a las antiguas máquinas, con enormes teclas negras, redondas y espaciadas.

Pero a mi personalmente el que me ha enamorado es el  USB Typewriter, que supera en prestaciones y en encanto al ficticio Typescreen:  el USB Typewriter funciona con cualquier ordenador con conexión USB, como un PC, Mac, o incluso un iPad. Y lo mejor, en la web del producto explican cómo puedes fabricarte uno tu mismo. No parece fácil, pero mirad si vale la pena: