aw13crop-top-diane

 

Hace unos meses una amiga me preguntaba qué era un crop-top. Bueno, pues esto que lleva Diane Kruger es un crop top. En realidad se trata de enseñar el ombligo, pero lo justo. Pues esta prenda causó sensación en verano y parece que en invierno sigue pegando fuerte,  ¡qué frío! ¿no? Pues bueno, puede verse la manera, la idea es hacerlo como la actriz, dejando sólo ver un milímetro de piel al aire.

aw13-crop-top-rachel-jessic

 

Y es que aunque os parezca imposible, el crop top puede ser muy vulgar o muy sofisticado. Como siempre el truco está en combinar bien. Si llevas el ombligo al aire, mejor que no luzcas escote y deja el largo de la falda hasta la rodilla, ¿el resultado? puede ser hasta monjil, mirad si no el “look” de Jessica Biel.

aw13crop-top-selena-gomez

Un buen ejemplo para esto que os cuento es Selena Gomez, mientras el look de la izquierda me encanta, el de la derecha es tremendo, ambos son con crop top, pero hay mucha diferencia.

aw13-crop-top-zara

Zara, que cada día me mola más ese tono nórdico que está dando a sus colecciones, es una firma en la que el cropped está super presente. Su abanico de posibilidades va desde el cuello cisne hasta los bustiers más caribeños. Me chiflan estos dos: la sudadera con mensaje, 19.95 euros, y el cuerpo estampado, 25.95 euros.

aw13-crop-top-hm

H&M se mete en esta tendencia con prendas muy básicas, como este de rayas diplomáticas, 29.95 euros, o la sudadera, 9.95 euros, que me encanta pensar en ella con una falda de cuero.

aw13-crop-top-pull-bear

En Pull&Bear, tienda que os invito a descubrir porque yo la tenía un poco olvidada y este invierno me está encantando, me gusta la camiseta con mensaje, 7.99 euros y la estampada, igual demasiado corta por lo que hay que atreverse, por 15.95 euros.

aw13-crop-top-mango

Un matiz dentro del crop top está el que la prenda tenga cierto vuelo o un toque oversize en la zona de la cintura, lo que obliga a que no sea excesivamente corto para no caer en el rollo Miss Camiseta Mojada. En esa línea va el de rayas de la derecha, de Mango, que cuesta 25,99 euros. En el límite entre lo admisible y lo demasiado corto está el de la izquierda, que también encontramos en Mango por 17.99 euros.

Yo es que ahora mismo es una prenda que no me puedo poner, pero ¿cómo lo veis vosotros? ¿os atrevéis?